• Katherine Lesmo

5 Errores que cometí al iniciar como Community Manager



De los errores se aprende, dicen.

Y es así. Cuando inicié mi trabajo en el mundo digital como Community Manager freelance allá por el 2010, cometí un montón de errores que me forzaron a aprender y profesionalizarme. Gracias a eso, hoy día soy ceo de key social media, lancé mi academia de cursos digitales y doy asesorías a clientes puntuales.

Esos errores me formaron, y en este post quiero compartir estas enseñanzas para que no tengas que cometerlos por tu cuenta.

Si estás iniciando tu carrera como Community Manager freelance, ¡este post es para vos!

#1: Cuidado con los impuestos

Mi primera recomendación es que tengas un contador de confianza. En general, la contabilidad y los impuestos pueden ser complicados de llevar para un trabajador autónomo.

Además, querrás dedicar el 100% de tu tiempo a tu trabajo y no a este tipo de trámites.

Mi error: A los clientes que utilizaban mi tarjeta de crédito para los anuncios les cobraba la inversión en pautas y no todo el resto de gastos que eso implicaba como:

10% por emitirles factura, 6% la comisión por compras en el exterior y 4% por temas de renta personal y prestarles mi cuenta. Era una pérdida por todos lados.


Luego me di cuenta de esto y le agregué el 10% por la factura y me cambié a una tarjeta que ya no me cobraba comisión por compras en el exterior. Pero no conté con que las facturas que Facebook emitía no eran válidas en el Paraguay, y, por lo tanto, no tenía como demostrar ese gasto contablemente, y nuevamente pérdida al final del ejercicio.

Para resolver la situación, consulté cliente por cliente para saber quién podía pagar esa publicidad mediante su tarjeta de crédito y ahorrarse de por sí ese 10%, así yo ya no le facturaba, el que no podía entonces le contaba que la nueva comisión por el uso de nuestra tarjeta era del 20%. Y así fui limpiando la lista.


También me contacté con la empresa Cisneros que es la representante de Facebook en Paraguay, pero no pudieron ¨extrañamente¨ confirmar mis referencias personales y comerciales en ninguno de los 3 bancos con los que trabajo. Ellos emiten factura legal que sí podía servirme a mí y a mis clientes.


Entonces me resigné a sumar el 20% a mis clientes sobre la inversión en publicidad y tener en cuenta que esos 20% no son míos sino del fisco.


Lo ideal es que el cliente procese esos pagos con su tarjeta de crédito, pero los que acceden a hacerlo son una minoría. Tené siempre en cuenta este factor.

#2: Detallá bien los contratos

Mi segunda recomendación es tener un contrato bien detallado.

Siempre podés tener un contrato general, pero conviene retocarlo cada vez y agregar los detalles particulares de tu relación con cada cliente.

Acordate siempre de establecer claramente:

  • Tus horarios de respuesta en redes

  • Los días exactos de posteo

  • La cantidad de posteos

  • Las pautas y el costo extra de las mismas

  • El modo de pago y las fechas (¡incluso que vas a cobrar por retraso en los pagos!)

Si no lo hacés, corrés el riesgo de que tu cliente te haga trabajar un domingo de noche o que quiera agregar servicios que originalmente no estaban incluidos.

¿Te suenan las frases de "o sino no me sirve", " yo creí que me incluía" "vos me dijiste que si"?

Aquí es donde tu contrato puede salvarte y arreglar la situación.

Asimismo, es fundamental que aclares que sos un Community Manager freelance y que por lo tanto no cumplís horario de oficina.

#3: Las cuentas en claro

Mi tercera recomendación es calcular bien tus costos.

No bajes tus precios si no tiene sentido en relación con tus costos. Recordá que una persona bien remunerada tiene mejor rendimiento.

Además, un mejor ingreso te brinda la posibilidad de ofrecer mejor calidad en tus servicios.

La mejor forma de calcular es pensar en cada detalle: luz, agua, teléfono, combustible, cobranza, internet, seguro, diseñador (si pagás por uno), y ponerte un "sueldo"; también tenés que satisfacer tus necesidades básicas de alimentación, recreación, vestimenta y salud, ¿no?

Sobre esto, calculá un 15% como mínimo que necesitarás invertir en mejoras (como una nueva computadora, comprarte una cámara, hacer un curso de perfeccionamiento, aumentar tus Gigas de internet para hacer más eficiente tu trabajo, etc).


Y no te olvides de poner tu GANANCIA, si tu ganancia siempre queremos solamente cubrir nuestros costes, pero no, ese cliente debe dejarnos una ganancia mínima de 30%, y suena loco que no lo tengamos en cuenta y mucho más loco es que al decir que ganamos por un cliente nos suene tan feo, pero si, tú debes cubrir tus gastos y ganar como con cualquier sandwich que te venden en la calle.


#4 Mentalidad vendedora

Una de las cosas que más me costó y cuesta hasta ahora son las ventas, tengo una repulsión natural a vender... Y este preconcepto adquirido años atrás seguramente en mi niñez de que el vendedor es un chanta (estafador) o te vende cosas malas es mi mayor lucha.


Porque quién emprende y no vende pues no tiene futuro, todos los que emprendemos seamos community managers o la profesión que sea debemos vender porque sin ventas no hay negocio.


Esta creencia en muchas ocasiones me limitó a lograr mis objetivos de ventas, me limitó a generar más, me limitó incluso como profesional. Hasta que un día decidí hacerle frente a ese miedo y capacitarme en ello. No para convertirme en una vendedora, sino para encontrar mi forma de vender en donde me sienta cómoda.


¡Y descubrí que amo vender.! Si, luego de pasar 11 años odiando las ventas, hoy te puedo decir que amo vender, a mi manera claro. Instruyendo a las personas que me consultan como si fuera una consultoría, guiándoles en lo que tengo para ofrecer que solucionará su problema, (si realmente lo soluciona).


Porque no me pongo en modo ventas sino en modo ayuda, y así ayudo más, me explayo más, el cliente se siente más atendido y me compra. Cuando descubrí esto fue un antes y un después en mi vida. Y claro esto me dio mucha más seguridad.

#5: ¡Formate continuamente!

Capacitate tanto como puedas. Esta es la mejor recomendación que puedo darte.

Existen numerosas formaciones online (incluso gratuitas), e invirtiendo aunque sea unas horas cada semana en aprender cosas nuevas, entrar a las cuentas de la competencia de tus clientes y ver qué hacen (viendo cómo podés mejorar vos), cuenta.

También cuenta como aprendizaje el observar. ¿Cómo vende tu cliente? ¿Cómo llega la gente?

Si tu cliente se dedica al sector gastronómico, probala. Si se dedica a la ropa, probátela. Aparecé en el negocio como anónimo y viví la experiencia de ser un cliente de esa empresa. Ponete en la piel del público objetivo.


Seguir aprendiendo

Estas son algunas recomendaciones que me gustaría haber tenido cuando inicié mi carrera como Community Manager freelance. Por eso, te invito a ser parte de mi curso REDES QUE VENDEN, donde te enseño la parte técnica y práctica para ser un Community Manager más eficiente, tener más herramientas que te faciliten la gestión y más acceso a informaciones que dotarán tu trabajo de mejores resultados y si eres emprendedor pues mucho mejor vas a gestionar tus redes por tu cuenta de forma mucho más efectiva obteniendo mejores resultados.


¿Quieres saber más? ¡Clic aquí para más información!


#redessociales #communitymanager. #cursonline #cursoredesquevenden #aprenderagestionarredes #facebookads #emprender #profesionalindependiente